28 febrero, 2019 Peligros asociados al fuego 0 Comment

En los locales de trabajo de industrias existen diversos contaminantes conteniendo componentes inflamables, incluyendo el aceite aislante de transformadores, la creosota en los postes telefónicos y los aceites hidráulicos de máquinas. En locales propicios a la presencia de insectos, un conjunto de productos químicos como repelentes contra mosquitos agrava aún más este cuadro.

Estos componentes químicos levantan cuestiones sobre su interferencia en el desempeño de la protección de la prenda ignífuga. Aunque estos contaminantes ambientales no remuevan las propiedades ignífugas de la tela, los contaminantes inflamables pueden enmascarar la resistencia a la llama, haciendo que la tela se queme hasta que el combustible sea consumido en el área contaminada por este.

Interactuar con los contaminantes del local de trabajo es muchas veces inevitable o simplemente imperativo en un día productivo y en determinadas situaciones de trabajo; no obstante, existen pasos simples que usted puede adoptar para garantizar su seguridad y proteger su prenda ignífuga contra los riesgos inflamables adicionales.

Utilice repelentes alternativos para insectos

Estudios demuestran que los repelentes para insectos a base de permetrina y agua no presentan efectos adversos en las telas ignífugas. Al aplicarse los repelentes para insectos en prendas ignífugas, se recomienda evitar la aplicación de repelentes para insectos conteniendo DEET* o el propio DEET. Los repelentes para insectos que contienen DEET y el propio DEET pueden ser inflamables y, por lo tanto, poseen un efecto adverso en la resistencia a la llama de las prendas de protección. Es importante notar que los repelentes para insectos que contienen DEET no remueven o destruyen la resistencia a la llama de las telas, pero sí la enmascaran. Una vez que la prenda es lavada, los repelentes para insectos conteniendo DEET son removidos, y la resistencia a la llama permanece intacta.

Observe las recomendaciones de cuidados para remover la acumulación de contaminantes

Una prenda ignífuga limpia es innegablemente Una prenda ignífuga limpia es innegablemente más segura. Aunque la prenda manchada con creosota, aceite de transformadores u otros productos químicos comunes en el local de trabajo sea inevitable, algunos pasos son necesarios para evitar la acumulación de contaminantes en las prendas ignífugas.

Estándares de la industria, como la NFPA 2113, afirman la importancia de la manutención de la prenda. NFPA 2113: La norma sobre la selección, cuidados, uso y manutención de prendas ignífugas para la protección de la mano de obra industrial

contra exposiciones térmicas de corta

duración aborda específicamente la necesidad de los cuidados de rutina y manutención de la prenda ignífuga para evitar la acumulación de contaminantes que podrían reducir la resistencia a la llama.

Aunque usted no consiga impedir la entrada de contaminantes en la prenda, usted puede evitar la acumulación a través de cuidados diarios, de acuerdo con lo observado en la NFPA 2113, capítulo

  1. Certifíquese de cumplir las temperaturas de lavado y secado recomendadas por el fabricante (ya sea para el lavado doméstico o en una lavandería industrial) para mantener la cualidad estética de la pieza.

Aunque el desempeño de las cualidades de resistencia a la llama en una pieza de la prenda no fuera afectado, la apariencia general, la retención del colorante y el encogimiento pueden ser afectados negativamente en temperaturas de lavado y secado superiores a las de tolerancias recomendadas. Consulte el sitio web de Westex sobre las instrucciones de manutención y cuidados adecuados para remover los contaminantes sin perjudicar las propiedades de la tela.

Verifique su prenda después de cada día de trabajo

El Capítulo 7 de la NFPA 2113 enfatiza la necesidad de que las organizaciones implementen un proceso simplificado que confirme que la utilización de la prenda ignífuga es viable para sus condiciones de trabajo.

Los trabajadores también son responsables por examinar su prenda para observar cualquier daño, suciedad o contaminación potencial después de cada uso.

La correcta protección de los trabajadores es imperativa para cada situación y actividad de la operación, el área de seguridad del trabajo y los usuarios de las prendas deben trabajar juntos para catalogar y analizar los contaminantes a los que sus condiciones de trabajo se encuentran sujetos. Esta práctica debe ser realizada siempre en el transcurso del año entero, a fin de ayudar y garantizar que los trabajadores se encuentran usando la protección ignífuga adecuada para su operación.

  • DEET: es un compuesto químico que sirve como repelente para insectos; comercialmente indicado como Diethyl Toluamide, y fabricado para ser aplicado directamente en las prendas. El DEET protege contra picadas de garrapatas (que transmite la Enfermedad de Lyme) y picadas de mosquitos (que transmiten el dengue, malaria y fiebre amarilla), entre otros insectos, como hormigas.