10 abril, 2019 Peligros asociados al fuego / Peligros eléctricos 0 Comment

Articulo

Conforme verificamos en el artículo anterior, la exposición al riesgo de arco eléctrico es condición intrínseca en trabajos con circuitos energizados, tanto en baja como en alta tensión, siendo la principal causa de lesiones en los profesionales del área eléctrica. Debido a la reciente introducción de este tipo de discusión en las cuestiones normativas en el país, así como la falta de literatura específica sobre el tema, existen todavía muchas dudas en cuanto al análisis de riesgo para definir el nivel de exposición al riesgo de arco eléctrico y, también, interpretaciones erróneas respecto a la real exposición de los profesionales que rutinariamente ejecutan actividades de operación y mantenimiento de instalaciones eléctricas energizadas.

Una de las principales dudas se refiere a equipos segregados y predomina la idea de que una vez que “el panel está cerrado”, la protección al riesgo de arco eléctrico está garantizada. Este tipo de afirmación no es correcta, dado que el concepto genérico de segregación está vinculado a la “imposibilidad de acceso a partes vivas de la instalación eléctrica”, o sea, se refiere a la posibilidad de adentrarse accidentalmente en los límites establecidos por la NR-10 como zonas de riesgo, o sea, al riesgo de choque eléctrico por contacto directo.De esa forma, el concepto de segregación contenido en la NR-10 define, en su glosario, que equipo segregado es un equipo que se vuelve inaccesible por medio de envolvente o barrera, siendo la definición del nivel de segregación intrínseca al Grado de Protección IP.

De esta forma, un panel eléctrico de comando que posea segregación adecuada, por ejemplo, Grado IP 3X, garantiza a los profesionales que realizan operaciones con este, la protección adecuada al riesgo de choque eléctrico por contacto directo (ver Figura 1); no obstante, no es posible garantizar que los profesionales estén totalmente protegidos contra posibles efectos en accidentes por arco eléctrico.

Obviamente, una vez segregado con una barrera física, existirá una protección intrínseca ante un accidente por arco eléctrico; pero, no es posible afirmar que esa barrera física (por ejemplo, la puerta del panel) sea suficiente protección a los efectos del arco eléctrico, ya que esta no fue proyectada ni ensayada para ese fin, salvo equipos que posean características intrínsecas de ensayo de arco interno. De esta forma, predominan situaciones de trabajo en las cuales profesionales BA4 – Instruidos y BA5 – Calificados, realizan actividades rutinarias en BT y AT, en situaciones de riesgo, debido al análisis de riesgo inadecuado; sin embargo, esos profesionales tienen esta situación minimizada debido al uso continuo de EPP específicos, o sea, prendas ignífugas, aunque sin protección facial al momento de operaciones sin la apertura de los envolventes.

Sucede que, en varias empresas, existen paneles eléctricos de mando, en lugares con presencia de personas BA1 – Normales, donde inclusive esas personas también realizan actividades de conexión-desconexión en BT (ver Figura 2), sin utilizar prendas ignífugas y, de esa forma, pueden estar expuestas a los efectos de posible arco eléctrico. Se resalta que la NR-10 considera la operación de equipos eléctricos por personas BA1 – Normales, definida en el ítem 10.6.1.2. Las operaciones elementares, como conectar y desconectar circuitos eléctricos, realizadas en baja tensión, con materiales y equipos eléctricos en perfecto estado de conservación, adecuados para operación, pueden ser realizadas por cualquier persona no instruida.

Figura 1.
Operación en paneles segregados de BT.
Figura 2.
Persona BA1 realizando actividad de conexión/desconexión Bt.
Figura 3.2
Rata que provocó el accidente

Se resalta que la NR-10 considera la operación de equipos eléctricos por personas BA1 – Normales, o sea sin ninguna calificación en seguridad eléctrica, definida en el ítem 10.6.1.2. Las operaciones elementares, como conectar y desconectar circuitos eléctricos, realizadas en baja tensión, con materiales y equipos eléctricos en perfecto estado de conservación, adecuados para operación, pueden ser realizadas por cualquier persona no instruida. De esta forma, es necesario que la exposición al riesgo de arco eléctrico se considere al momento de la especificación de paneles eléctricos donde personas BA1 – Normales puedan realizar operaciones de conexión-desconexión BT.

Es importante mencionar que, en determinadas circunstancias, incluso con paneles eléctricos segregados, pueden ocurrir accidentes serios que pongan en riesgo la integridad física de los profesionales, ya que en situaciones en las que el nivel de energía incidente fuese elevado, un accidente por arco eléctrico podrá provocar la proyección de partes metálicas del panel, pudiendo alcanzar al profesional, así como provocar severas quemaduras.

Además, situaciones como estas pueden ocurrir debido a factores externos en las cuales el trabajador no tiene dominio y, de esa forma, no podrá tomar las precauciones necesarias como, por ejemplo, en la secuencia de las Figuras 3a, 3b 3c y 3d, donde ocurrió una explosión de un panel de MT – 4,i6KV debido a un accidente por arco eléctrico provocado por una “rata”, que entró en la parte interna del panel por medio de un “orificio” en la parte interna del equipo, dejado por los profesionales que le realizaron mantenimiento preventivo. O sea, la no ejecución correcta del mantenimiento, ya que esa ranura debió haber sido “obturada” (cerrada), provocó un gran accidente.

Otra situación normalmente cuestionada es si los profesionales del área de instrumentación y control están expuestos al riesgo de arco eléctrico, ya que realizan actividades en muy baja tensión (por debajo de 50vca o 120Vcc) o en baja tensión (127/220Vca) en circuitos de baja potencia.

Para que sea posible definir con claridad la real exposición de esos profesionales al riesgo de arco eléctrico, es necesario que se realice un análisis adecuado de riesgos, considerando el nivel de energía incidente existente, ya que existen situaciones constructivas en las cuales los circuitos de mando están instalados cerca de circuitos eléctricos de potencia (ver Figura 5), donde puede existir energía incidente por encima de 2cal\ cm2 y, de esa forma, los profesionales estarán expuestos a los efectos del arco eléctrico, además de lugares de trabajo de instrumentación y control dentro de salas eléctricas de MT, en las cuales los profesionales transitan entre columnas de paneles segregados de MT no ensayados para protección de arco interno.

De esta forma, no es posible afirmar que toda instalación eléctrica/electrónica de instrumentación de mando sea segura, considerando el riesgo de arco eléctrico; si esta se proyecta de forma adecuada, considerando las influencias externas aplicables, se podrá considerar segura, teniendo en cuenta las características constructivas, en las cuales las condiciones de contorno utilizadas para el cálculo del nivel de energía incidente poseen “valores bajos” (ej.: tensión, ICC, potencia, etc.), conforme muestra la Figura 5. Otra situación laboral, en la cual también se cuestiona la exposición de los profesionales al riesgo de arco eléctrico, es la actividad de termovisión en paneles eléctricos de BT (ver Figura 6), en la cual se alega que el profesional ejecuta la actividad “a distancia” y, por lo tanto, no estaría expuesto al riesgo de arco eléctrico. Además de eso, no hay intervención en el sistema eléctrico y, de esta forma, la probabilidad de accidente por arco eléctrico es remota.

La actividad de termografía, debido a la característica constructiva predominante de las instalaciones eléctricas, por cuenta de su edad, exige que se abra el envolvente para la realización de la actividad de termografía. De esta forma, no existe ninguna barrera física que minimice el efecto de posible arco eléctrico. Por lo tanto, en esas condiciones, la exposición al riesgo de arco eléctrico es intrínseca, donde la gravedad del arco es intrínseca al nivel de energía incidente, independientemente del nivel de tensión. Así, la medida de control normalmente adoptada es el uso de EPP, o sea, prendas ignífugas adecuadas. Para instalaciones eléctricas nuevas, con proyectos adecuados que consideran esa condición de riesgo, se especifican CCM con características intrínsecas de protección que propician seguridad a los profesionales que ejecutan este tipo de actividad.

Así, es fundamental la elaboración de un análisis de riesgo adecuado para la evaluación de la exposición al riesgo de arco eléctrico. Es importante resaltar, nuevamente, que los paneles eléctricos segregados para protección al riesgo de choque eléctrico, con Grado IP adecuado, a pesar de constituir una barrera física que minimiza la expansión del arco eléctrico, no se puede considerar como una protección adecuada y suficiente para la protección del trabajador al riesgo de arco eléctrico.

En el próximo artículo, continuaremos con este tema, discutiendo medidas de control para la exposición al riesgo de arco eléctrico.